miércoles, 9 de enero de 2008

Condiciones que deben cumplir las Gasolinas

Teniendo en cuenta el uso al que se van a destinar, las gasolinas deben de cumplir las siguientes 3 condiciones:

- Volatilidad adecuada, para asegurar una buena carburación, es decir una buena mezcla con el aire, y con ello un buen arranque; buena distribución en los cilindros; ausencia de dilución en el aceite del cárter de los restos no quemados y la apropiada presión de vapor para evitar la formación de tapones de vapor. Ello se consigue mediante un corte adecuado en el fraccionamiento del petróleo e incluso mezclando gasolinas de diferente volatilidad.
Para determinar la volatilidad y con ello el posible comportamiento de una gasolina, se halla en el laboratorio (mediante ensayo normalizado), su curva de destilación que se traza representado la temperatura en función de los volúmenes de destilados recogidos.

- Constitución química adecuada, para evitar la detonación del vapor de la gasolina en el cilindro
La detonación se origina, por inflamación espontánea de la mezcla aire- combustible, generalmente iniciada por un aumento en la presión antes o después de que salte la chispa.
Esta condición ha supuesto una contribución de la química al progreso de los motores de combustión interna
Ensayadas al respecto las especies puras que componen las gasolinas, se comprobó, que los hidrocarburos lineales se comportan muy mal. En cambio los isoparafínicos y los aromáticos se comportan muy bien admitiendo compresiones muy altas.
Se adopto el heptano normal como numero 0 de una escala arbitraria y el isooctano (2,2,4 – trimetilpentano) como numero 100. Así, toda la gasolina puede definirse por su índice de octanos (IO), numero que indica la proporción porcentual del isoocatano, en mezcla con heptano normal, que soportaría una relación de compresión igual a la gasolina considerada.
La medición de los IO de muchos hidrocarburos ha permitido establecer que las gasolinas han de ser productos volátiles y que por tanto esta justificado el “reforming”.

- Ausencia de productos corrosivos, (azufre en diversas formas) y otros, como las poliolefinas, que con el tiempo o el uso se resinifican y producen polímeros gomosos.